En ocaciones nos hemos encontrado con algún cliente que quiere encargarnos la creación de un vídeo viral.

En el fondo, todo el mundo tiene la intención —o el sueño— de que su vídeo llegue a la mayor cantidad de gente posible.

Y si es sin pagar publicidad online, pues mejor que mejor.

Pero está claro que proponerse el objetivo de que un vídeo se convierta en viral no es la más realista de las metas. Más que nada porque, por mucho que te esfuerces, por muchas acciones que emprendas, el resultado no solo depende de ti.

Si pese a todo, estás empeñado en viralizar alguno de tus vídeos, en este artículo te voy a dar unos cuantos consejos que pueden ayudarte en tu misión.

¿Qué es la viralización de un vídeo?

Cada vez escuchamos en más ocasiones la frase “se ha hecho viral” para referirnos a un vídeo que está en boca de todos porque ha tenido muchas más reproducciones de las esperadas.

Seguro que tú también has recibido por WhatsApp el último meme político o el anuncio de Campofrío que cada año te provoca una sonrisa o que se te escape alguna lagrimita (sobre todo cuando salía el entrañable Chiquito de la Calzada).

Pero seguro que la mayoría de los vídeos que te han llegado al móvil —o que has visto en YouTube para combatir el aburrimiento— están protagonizados por gatitos adorables. Cuando no se trata de bromas pesadas con cámara oculta o de chicas atractivas haciendo ASMR.

Realmente son muy pocos los vídeos comerciales que llegan a difundirse masivamente.

Por eso he querido mencionar el ejemplo de algunos anuncios de Campofrío que sí que han logrado una viralización destacada.

Probablemente los 10 vídeos más reproducidos de cada semana —o de cada mes— sean casi todos contenidos “chorra” o con poco interés.

Incluso todos en alguna ocasión nos hemos preguntado cómo es posible que tanta gente se sienta atraída por vídeos tan absurdos como Gangnam Style, Cállese Viejo Lesbiano o Pen Pineapple Apple Pen.

Seguro que con estos ejemplos ya vas entendiendo mejor en qué consisten los contenidos virales, que no son otra cosa que contenidos digitales que se difunden masivamente en Internet, ya sea a través de las redes sociales, del WhatsApp o de los propios medios de comunicación (que están fascinados con los vídeos virales).

Por eso es normal que todo el mundo esté como loco intentando crear contenido que se vuelva viral, puesto que eso les vas a ahorrar mucho dinero en publicidad.

Si los propios usuarios de los foros, de las redes sociales o de los grupos de mensajería instantánea se encargan de recomendar y reenviar por su propia iniciativa el vídeo comercial que tu empresa ha producido, estarás ahorrándote un montón de dinero que de otra forma te tocaría invertir a ti para conseguir un alcance similar.

El problema es que no hay una fórmula mágica que te asegure el éxito de tu vídeo.

Porque si la hubiese, todo el mundo la aplicaría indiscriminadamente, para obtener los máximos resultados.

De hecho, webs como ViralNova lo intentan continuamente, aunque solo unas pocas veces consiguen dar en la diana.

Algunas técnicas que te pueden ayudar a viralizar un video

Hay que tener en cuenta que el vídeo es uno de los formatos con los que es más fácil conseguir una difusión masiva.

Pero hacer un vídeo no es en sí mismo garantía de viralización.

Si lo que quieres es favorecer que una de tus piezas creativas se comparta brutalmente y que el número de reproducciones suban como la espuma, estáte muy atento a estos consejos.

Los vídeos deben ser divertidos

La gente usa el vídeo básicamente para entretenerse.

Así que los vídeos que generes en tu estrategia de vídeo marketing deben ser graciosos, divertidos, que tengan un toque humorístico.

Recuerda los spots de Campofrío o los de Old Spice (cuyo éxito se refrendó en las redes sociales antes de saltar a la televisión).

 

Ten muy claro que es complicado que alguien quiera compartir un vídeo aburrido.

Que no se hagan pesados ni demasiado cortos

Otro problema muy habitual de muchas personas que usan el vídeo como una herramienta más de marketing es que tienden a crear un contenido demasiado largo.

Y los vídeos largos apenas los ve nadie.

Pero tampoco debes usar la regla de la compensación, puesto que los vídeos excesivamente cortos no suelen ser del gusto del gran público.

En mi opinión, la extensión ideal suele ser de uno o dos minutos, sin pasar nunca de los cinco (el ejemplo perfecto en cuanto a duración es el de Pantomima Full).

 

No publiques cualquier cosa

Los vídeos virales no se improvisan en cinco minutos.

Tienes que trabajarlos y esforzarte en una buena producción.

Los Morancos, por ejemplo, son expertos en viralizar los vídeos que van publicando en su canal de YouTube.

Pero en todos sus clips se percibe que detrás hay un gran trabajo de análisis y producción.

Evoca siempre emociones

Todos los vídeos virales tienen el nexo en común de que son capaces de generar emociones.

Aunque ya te he explicado que el humor es fundamental, en otros casos puedes provocar otras emociones distintas como la tristeza, la controversia, la sorpresa o la felicidad.

 

Te repito que no hay una fórmula mágica válida, pero piensa un poco en los últimos vídeos que reenviaste.

Seguro que te conmovieron de alguna forma y pensaste: “esto lo tienen que ver mis amigos”.

Tu video debe transmitir el espíritu de tu marca

Si de verdad consigues viralizar el vídeo, mucha gente tendrá la primera noticia de tu negocio gracias al vídeo que les acaba de llegar.

Por ese motivo, el vídeo debe transmitir en todo momento el espíritu de tu marca, pero sin pasarte, que no se note que la intención es promocional.

Porque los vídeos promocionales son veneno para la viralización.

Y si no estás de acuerda, reflexiona un momento acerca de los vídeos de Campofrío: ¿alguna vez has visto en alguno que expliquen cómo es el proceso de elaboración de sus fiambres o que digan que son mejores que otras marcas de la competencia?

Debes tener una estrategia de vídeo marketing bien definida

Para generar viralidad es necesario darle al vídeo un impulso inicial, para que los primeros seguidores lo vean y empiecen a compartirlo.

Por eso es importante tener trazado un plan que señale de qué modo vas a actuar para darle a tu vídeo ese primer empujón.

Además, también tendrás que estar alerta para cuando el interés empiece a decaer.

Y en ese momento, no está de más que también tengas previstas unas cuantas acciones que permitan darle otro empujoncito a tu vídeo, para que perdure algo más en el tiempo.

No permitas que tus esfuerzos caigan en saco roto

De nada servirá que tu vídeo se vuelva viral si luego no tienes una llamada a la acción clara, que te permita obtener un retorno de la inversión.

Por eso, todo tu embudo de ventas debe estar preparado y funcionando a pleno rendimiento para recoger todos los frutos en forma de ventas que te traerá tu vídeo viral.

Así que revisa tu landing page, tu sistema de captación de leads, tu estrategia de email marketing, etc. porque todo debe estar afinado al cien por cien.

Son muchas las cosas que puedes añadir a este cocktail, pero ninguna te garantiza el éxito. De cualquier forma, no está de más que hagas caso de estos consejos y que empieces a testar y a ser paciente.

A lo mejor, el día que menos te lo esperas, te encuentras con que tu vídeo es el más retuiteado de Internet, ese que hace que las redes ardan y que todo el mundo ha visto…

Nueva llamada a la acción

Borja Ferrer

Autor Borja Ferrer

Especialista en Inbound Marketing haciendo despegar proyectos en República Coconut.