Nadie duda de que plantear estrategias es muy positivo para cualquier negocio.

Definir una estrategia es fundamental para saber hacia dónde te diriges en cada momento y no dejarte llevar por los vaivenes y las urgencias del día a día.

Solo así tendrás control sobre tus resultados y avanzarás más rápido.

Si es importante definir una estrategia en cualquier actividad que emprendas, lo es mucho más cuando te dedicas al vídeo marketing.

En este sector es habitual que la gente se ponga delante de una cámara y empiece a hablar de lo primero que se le ocurre, para luego publicarlo en su canal de YouTube o en sus stories de Instagram.

Sin embargo, esta es la forma más tonta de derrochar recursos y energías, ya que no se puede empezar ninguna actividad de marketing sin una estrategia previa.

Y menos aún ponerse a hacer vídeos sin ton ni son, sin unos objetivos definidos ni una estrategia clara.

Pero trazar una estrategia es más difícil de lo que puede parecer a primera vista.

Cuesta poner en orden las prioridades y trazar un plan que te lleve a la consecución de las metas o prioridades que querías conseguir.

Por eso en este artículo te voy a enseñar los pasos que debes seguir para plantear una estrategia de vídeo marketing realmente práctica y exitosa.

La importancia de definir una estrategia

Sé que la tentación es muy fuerte, pero no debes sucumbir a ella.

Probablemente te consideres un poco caótico y opines que tu creatividad solo fluye correctamente cuando no hay cortapisas.

Por eso es posible, incluso, que pienses que ordenando tus ideas y ciñéndote a una estrategia vas a limitar tu creatividad.

Nada más lejos de la realidad.

Si analizas, por ejemplo, la obra de cualquier pintor, verás que no se ponen a pintar del tirón.

Antes de dar la primera pincelada sobre el lienzo han dedicado muchas horas a esbozar la escena que van a pintar, valorando qué elementos pueden quedar mejor en la obra final.

Después de los primeros esbozos, han desarrollado un sinfín de bocetos con los que probar nuevas ideas y posibilidades.

Y solo cuando tienen claro lo que van a pintar, empiezan a darle vida al lienzo.

A los escritores les sucede lo mismo: no empiezan a escribir una novela sin haber articulado un esquema más o menos detallado acerca de lo que quieren contar.

De hecho, aunque no es motivo para restarle méritos, escritores como Cervantes —poco aficionado a planificar con minuciosidad sus obras—, han sido señalados por sus errores, descuidos, inconsistencias y errores de raccord.

Igual sucede con el hermano mayor del vídeo marketing: el cine.

¿A que no se le ocurriría a ningún director empezar a rodar una película sin tener un guion, un plan previo, una estrategia?

Seguro que los productores entrarían en pánico al pensar en todo el dinero que podían perder.

Si aún no comprendes la importancia de trazar una estrategia, piensa en los canales de YouTube de más éxito, los que más te gustan.

O échale un vistazo a los contenidos en video de los influencers que más admiras o de las empresas que mejor trabajan estos temas.

En todos los casos, antes de ponerse a grabar, han dedicado muchas horas a plantearse objetivos, a diseñar estrategias y a enumerar las acciones que deben llevar a cabo para conseguir el resultado final que persiguen.

Por eso, quiero que te marques a sangre y a fuego esta frase: la improvisación no se lleva nada bien con el vídeo marketing.

Y para no tener que improvisar en nada, hay que tener muy bien definida la estrategia.

Pasos imprescindibles a seguir para crear una estrategia de vídeo marketing

pasos-estrategia-marketing
 

Ahora que ya conoces la importancia de una estrategia, quiero que reflexiones con otra frase impactante: “cuando escribes tu sueño en un papel y le pones fecha, se convierte en un objetivo; cuando divides tu objetivo en pequeños pasos, se convierte en un plan; un plan respaldado por acciones, se convierte en realidad”.

Teniendo esta máxima en cuenta, te voy a explicar cuáles deben ser los pasos a seguir en una buena estrategia de vídeo marketing.

1.- Fijar un objetivo

Recuerda que los sueños pueden hacerse realidad si los escribes en un papel.

Así que piensa en lo que deseas para tus vídeos y anótalo en un papel o en cualquier aplicación del teléfono o del ordenador, para que esos objetivos empiecen a tomar forma.

Tienes que definir lo que quieres realmente conseguir con cada nuevo vídeo que hagas.

De ese modo, podrás trazar la estrategia general.

Pero también debes valorar cuál es el objetivo que deseas conseguir con cada vídeo en particular.

Un objetivo que debe estar alineado con la estrategia general.

Puedes hacer vídeos para conseguir mayor notoriedad de marca, para vender tus servicios, para que se te reconozca como un profesional de prestigio, para compartir tus conocimientos con lo demás, para conseguir más suscriptores o para posicionarte mejor en Google.

Solo cuando clarifiques tus objetivos, podrás comprobar si tu estrategia está funcionando o no.

Si, por ejemplo, tu meta es lograr más suscriptores, y después de 50 vídeos publicados tan solo has conseguido un puñado de nuevos suscriptores, entonces es que algo está fallando.

2.- Definir a qué tipo de audiencia te quieres dirigir

Otro punto importante es saber para quién estás grabando tus vídeos.

Y para ello, debes tener previamente definidos tus objetivos, ya que tu target está intrínsecamente relacionado con los objetivos.

Esto quiere decir que si tu intención es lograr más suscriptores, por ejemplo, para tu blog de cocina, deberás hacer contenidos destinados a personas que quieran aprender nuevas recetas de cocina y que les interese la gastronomía.

De poco serviría empezar a hacer vídeos sobre carreras de coches o sobre moda masculina. De ese modo, atraerías solo a una audiencia interesada en bólidos o en ropa de hombre. Y lo peor de todo es que esa audiencia no comprendería el motivo por el que al final del vídeo se le sugiere suscribirse a un blog de cocina.

De hecho, si no tienes claro a qué tipo de audiencia te diriges, estarás pescando en el río equivocado.

Así que párate un poco a recapacitar e intenta ser siempre lo más consistente posible con tu audiencia objetiva.

3.- Grabar el vídeo con la estrategia siempre en mente

Tal vez pienses que este tema lo tienes dominado.

Sin embargo, no está de más que revises estos consejos, por si hay alguno que no estás haciendo bien o que conviene perfeccionar:

  • El guión es mucho más importante de lo que la gente piensa: tal vez seas un hacha de la improvisación. Incluso así, debes tener un pequeño esquema que te indicará cuáles son los temas a tratar, en función de tu estrategia. Y si no se te da tan bien la improvisación, lo mejor es que escribas un guión más detallado, y te ciñas al mismo.
  • Graba en el escenario adecuado: muchos youtubers graban por la calle o dentro de una cafetería. Puedes hacerlo dónde más te plazca, pero siempre que el escenario tenga sentido en relación con tu estrategia. Sería absurdo que filmes en una oficina llena de gente trabajando para hablar de los beneficios del yoga al aire libre, ¿verdad?
  • La promoción es la parte más importante del proceso: a todos nos gusta grabar y editar las imágenes, ya que es mucho más creativo y entretenido. Pero más importante que todo eso es la promoción en los canales y redes sociales adecuadas y acordes a tu estrategia. Tal vez debido al perfil de tu audiencia, tu canal estrella sean las stories de Instagram. O quizás tu público se encuentra en YouTube, o en Facebook Live… Debes conocer bien a tu target para saber dónde encontrarlo y cómo promocionar tus contenidos.

4.- Medir continuamente

La analítica es otro elemento olvidado y apartado en las estrategias de vídeo marketing.

Si no mides los resultados de tu estrategia, estás tirando tu tiempo y tu dinero a la basura.

Por eso tienes que tener claros cuáles son los objetivos que pretendes conseguir y las métricas que te ayudarán a conocer si la meta se ha logrado o no.

Si lo que pretendes es mejorar tu notoriedad de marca, te conviene saber el número de visualizaciones y el tiempo de reproducción de cada video.

Además, también te vendrá bien disponer de datos como nuevos usuarios comparado con el número de usuarios recurrentes.

Y la repercusión social, el engagement o la viralidad en redes sociales también pueden ser buenas métricas para conocer el impacto de tus acciones.

De una u otra forma, ya sabes que si no sabes cómo hacerlo o tienes dificultades a la hora de definir tu estrategia o para producir tus vídeos, en República Coconut te podemos ayudar.

Nueva llamada a la acción

Borja Ferrer

Autor Borja Ferrer

Especialista en Inbound Marketing haciendo despegar proyectos en República Coconut.